lunes, 27 de septiembre de 2010

Con Vera, siempre a la verita tuya

En una clase de religión les pedía a mis alumnos que me nombrasen capítulos positivos en la Historia de la Iglesia. Con dificultad, han podido superar los topicazos negativos y han sacado a la luz algunos nombres que nos hacen sentir orgullosos a quienes formamos parte de la Iglesia. Quizás podría haberles ayudado un poco añadiendo a la lista de nombres el de un obispo mexicano, dominico para más señas, llamado Raúl Vera.

Este fraile predicador es conocido por su valiosa labor como obispo auxiliar de D. Samuel Ruiz en la difícil y controvertida diócesis de San Cristóbal de las Casas, en la que brotó con estridencia el movimiento indígena denominado zapatista y liderado por el subcomandante Marcos. Junto a la mediática contribución de D. Samuel, en un discreto segundo plano se desplegaba el compromiso de fray Raúl Vera, siempre en la línea de la defensa de los Derechos Humanos y de los más desfavorecidos.

Tras la jubilación de Samuel Ruiz, desde Roma le llegó a Vera la asignación como obispo titular a la diócesis de Saltillo, en una maniobra que algunos interpretaron como un alejamiento forzoso del entorno indígena por el que tanto luchó. Fuera así o no –cosa que yo desconozco y no puedo ni confirmar ni desmentir-, su nuevo destino volvió a plantear a D. Raúl un nuevo desafío humanista al levantar su voz para hacer oír la denuncia de los asesinatos y violaciones de mujeres, la corrupción, y hacer valer los derechos de los indígenas y otros sectores sociales.

Por cosas como esta, Raúl Vera ha recibido este pasado 23 de septiembre el premio de la fundación Rafto (Bergen, Noruega) por su labor a favor de los derechos humanos y de la justicia social. Los elogios que le dedica el fallo del jurado son sencillamente estremecedores y emocionantes, logrando levantar el ánimo a quienes a veces caemos en el pesimismo de pensar que algunas injusticias de nuestro mundo nunca desaparecerán.

En la copla española tenemos una canción famosa, popularizada por Lola Flores, titulada “A tu vera” que dice lo siguiente:


Con Raúl Vera, mucha gente en el mundo y especialmente en México puede estar segura de que hay personas luchando por ellos y junto a ellos. Gente que como fray Raúl lucha a su vera, siempre a la verita suya, hasta que de amor se muera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario