lunes, 24 de enero de 2011

Adiós agradecido a Samuel Ruiz

Hace unas semanas escribía con admiración y agradecimiento por el reconocimiento en forma de premio de monseñor Raúl Vera, obispo mexicano dominico, y hoy recurro a esos mismos sentimientos de admiración y agradecimiento para honrar a otro prelado mexicano, monseñor Samuel Ruiz, obispo emérito de San Cristóbal de las Casas que ha fallecido hoy en México a los 87 años.

Para los más jóvenes, la figura de Samuel Ruiz puede llegar a resultar hasta desconocida, un nombre más en la lista de nombres que se desconoce cuando quizás resultaría más que interesante saber algo más de su vida y obra. Para otros, su irrupción mediática en 1994 implicado en cuerpo y alma en la resolución del conflicto de Chiapas, supuso todo un descubrimiento novedoso de otra cara de la Iglesia de la que sentirse orgulloso y que, desgraciadamente, no primaba –ni prima- en los medios de comunicación.

Sin entrar en detalles, la participación de Don Samuel en el conflicto de los indígenas de Chiapas fue, ante todo, un gesto de humanidad que, lejos de angelismos, trató de buscar la justicia sin perder de vista la necesidad de velar por los derechos de los más pobres.
Siempre habrá gente que critique aquel episodio y el papel de Samuel Ruiz en la mediación, pero si se tiene en cuenta la dificultad del mismo, el duro contexto en el que se desarrolló y su libertad de conciencia, cualquier podrá reconocer que su trabajo como pastor y hombre de paz fue siempre orientado a facilitar los caminos para que el Reino de Dios estuviera más cerca. Y, lo que es más importante, Don Samuel nunca dejó de ser un hombre del Evangelio y de Iglesia. Cuando otros intereses pasaron a primer plano, él prefirió dar un paso atrás sin dejar de velar por los legítimos intereses de los indígenas y sembrar nuevas vías para procurar la justicia y la paz.

Hoy, junto con otros hombres y mujeres de bien me uno al agradecimiento a Dios por la vida de Samuel Ruiz, el obispo que siglos después volvió a poner voz a la denuncia que iniciara fray Bartolomé de las Casas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario