domingo, 12 de junio de 2011

¡Suerte Perú!

En estos tiempos de protestas y revoluciones civiles para, supuestamente, aspirar a mayores cotas de democracia real, Perú ha elegido presidente. Y hablo de este precioso país porque, una vez más, me vuelve a resultar especialmente llamativo que los nombres de muchos candidatos a la presidencia suenen como desacreditados por sus andanzas del pasado, otros condicionados por sus relaciones familiares o comerciales y, finalmente, otros estigmatizados por unas tendencias ideológicas que no terminan de generar confianza en el escenario internacional.

Desde la distancia, me vuelve a quedar la sensación de que los peruanos han tenido que votar en la segunda vuelta eligiendo entre una opción muy mala y otra peor. Y sin embargo, más allá de todo eso me sigue quedando como trasfondo importante la riqueza del pueblo peruano que se merece, sin lugar a dudas, unos gobernantes mucho mejores.

Parece ser que no soy el único que lo piensa. Al día siguiente de las elecciones, la bolsa peruana sufrió una durísima bajada, pero afortunadamente las afirmaciones del nuevo presidente aclarando sus intenciones hicieron que las cosas se equilibraran. Quizás esta sea el reflejo de lo que realmente merecen los peruanos, poder tener por gobernante a alguien que les permita canalizar y poner en juego sus muchos valores. Esto es lo que deseo para el pueblo peruano, desde la selva amazónica hasta el lago Titicaca, pasando por Aguas Calientes, el Cusco y llegando a la capital, Lima.

Con mis mejores deseos para el Perú, especialmente para aquellos a quienes conozco y quienes leen este humilde blog: ¡Suerte Perú!

No hay comentarios:

Publicar un comentario