jueves, 17 de noviembre de 2011

¿A quién votar en las próximas elecciones?

Por si alguien no se había enterado, el domingo hay elecciones generales. Algunos ya han votado, pero la gran mayoría está acercándose a la jornada de reflexión de unas elecciones que, según los medios de comunicación parecen claramente decantadas, pero que tiene algún aliciente como, por ejemplo, ver la reacción del electorado a la novedad del movimiento de los llamados indignados (o 15-M) o el hecho, quizás de percepción más que subjetiva, de que da la impresión de que se habla más de programas que otras veces.

Como el otro día me llegó por internet un enlace a una página que, presuntamente, ofrece una comparativa de los principales puntos de los programas electorales. Aquí dejo el enlace por si a alguien pudiera servirle de contrastes o pauta de reflexión. ¡Al menos votaremos con un pizca más de conocimiento de causa!

Por mi parte, desde una óptica cristiana, sigo echando de menos una mayor presencia evangélica en los proyectos de los partidos. Y no se trata de un mero ideal, sino de una necesidad que toque aspectos de justicia y solidaridad-fraternidad que no se pueden confundir ni prostituir con etiquetas vacías como izquierda o derecha o pro-Iglesia o anti-Iglesia. Yo, al menos, me refiero a algo más propio del reino de Dios y su presencia salvífica entre los hombres.

Aparte de eso, mi condición de cristiano sólo me ofrece la posibilidad de santiguarme antes de depositar mi voto en las urnas. Eso sí, también tengo la satisfacción de que, pese a las deficiencias de nuestro sistema democrático, jornadas como las del próximo domingo deben servir para recordar que las cotas democráticas se ganan o se pierden un poco cada día y no sólo en los comicios.

Así que, pase lo que pase y le pese a quien le pese, ¡que ustedes lo voten bien!

No hay comentarios:

Publicar un comentario