jueves, 2 de febrero de 2012

Tobin Hood y la tasa anti-especulación

Aunque ya nos previenen, entre otros, El Quijote (“Cosas vederes, amigo Sancho”) o los anuncios de la tele (“El ser humano es extraordinario”), uno procura no dejarse de sorprender por algunos cambios de rumbo que se producen nuestro mundo y que, en principio, se muestran como paradójicos o contradictorios con los principios y las ideas que los utilizan.

Me refiero en este caso a la célebre tasa Tobin, concebida como un instrumento económico al servicio del control de determinadas operaciones financieras para evitar que la especulación se cebe con las economías y los mercados financieros de los distintos países, especialmente los más desfavorecidos.

Esta ingeniosa idea fue aplaudida por los países menos desarrollados al tiempo que fue defenestrada por las economías más poderosas al considerarla intervencionista, por no decir que contraria a sus intereses financieros. Tal fue la cosa que algunos conocen a la tasa Tobin como la tasa Robin Hood, porque se supone que defiende a los más pobres ante el abuso de los más ricos. De hecho, yo, personalmente, conocí la existencia de esta tasa en las movilizaciones que con motivo del Jubileo del año 2000 se realizaron para solicitar la condonación de la deuda externa a los países más pobres.

Y resulta que el mundo gira y la vida da vueltas y ahora son los países ricos de la Unión Europea los que se quieren agarrar a esta tasa, en un intento tan urgente como hipócrita, de frenar ciertas vías de agua en sus sistemas financieros. Es esta la miseria del rico, que se muestra angustiado y urgido por su necesidad incipiente, cuando se mostró y se muestra insensible ante la dura y cruel necesidad crónica de su hermano pobre.

Ojalá la tasa Tobin logre frenar los desajustes para los que se ha pensado en ella. Pero más allá de esto, la difícil situación que vivimos debiera ser una oportunidad de fortalecer los lazos de fraternidad entre los pueblos y un recordatorio de que la justicia es realmente justicia cuando trata con equidad a todos y no sólo cuando los intereses particulares se ven amenazados o perjudicados. Entonces la tasa Tobin (o quizás mejor de Tobin Hood) sí será un instrumento de justicia y equilibrio entre ricos y pobres.

1 comentario:

  1. Este es un vídeo que me gusta mucho y refleja ien en mi opinión el objetivo de la tasa...http://youtu.be/qYtNwmXKIvM

    ResponderEliminar