jueves, 7 de noviembre de 2013

¡Marchando una ración de "sensus fidelium"!

Sinceramente, y con mis disculpas por reincidir tanto en su acción en las últimas semanas, la forma de proceder del papa Francisco me tiene fascinado y no en un modo facilón o populista sino en otro que ya indiqué en una entrada anterior. La fuerza de lo que predica nuestro actual papa radica en que se limita a poner en práctica con sencillez y sentido común elementos y herramientas que forman parte de la riqueza y la esencia de la Iglesia desde siglos atrás.

El último ejemplo de esto que acabo de expresar es la encuesta que el papa ha dirigido a un determinado número de fieles para conocer sus impresiones desde sus zapatos (o quizás, mejor dicho, desde sus pies en la tierra o desde sus sandalias en medio de la mies en la que son obreros). Desconozco, obviamente cuál será la conclusión de dicha consulta, pero su éxito ya está asegurado en el medio empleado que no es otro que el “sensus fidelium”, una forma de Magisterio eclesial que complementa a las otras dos: el Magisterio de los obispos y el Magisterio de los teólogos.

Se podrá discutir o matizar (y es bueno que se haga) que este tipo de Magisterio está referido en cierta manera a los otros dos (especialmente al de los obispos), pero ello no obsta para que sea una forma de clarificación doctrinal eclesial válida y pertinente, más aún en el caso de que el obispo de Roma lo solicite en su ejercicio de Sucesor de Pedro.

Y es que en los últimos tiempos hemos vivido una cierta dieta de “sensus fidelium”, quizás con la sensación equivocada de que no lo precisábamos por incompatible con la dieta. Sin embargo, siguiendo con el símil nutritivo, la Iglesia precisa siempre una dieta equilibrada y disponer de esta opción magisterial en un momento concreto y una forma concreta no sólo no es perjudicial sino que es clarísimamente beneficioso.

Lo cual, por supuesto, es motivo de júbilo eclesial y este humilde bloguero da gracias por ello. Así pues, ¡marchando una ración de “sensus fidelium”!

No hay comentarios:

Publicar un comentario